Miguel Angel

Mi blog personal

petróleo en el infierno

Estaba un magnate del petróleo en las puertas del cielo cuando se encontró con San Pedro, le dijo su ocupación y San Pedro le dijo “Vaya, lo siento. Parece que cumples con todos los requisitos para entrar en el cielo, pero hay un problema. ¿Ves esa hoja?. Es el listado con las plazas libres para magnates del petróleo y está llena, no cabe ni uno más.

Entonces el magnate se puso a pensar y habló: ¿Te importaría que les dijese unas palabras?, San Pedro le respondió “No veo ningún problema”. Así que se dirigió a donde estaban todos, y les gritó “Se ha descubierto petróleo en el infierno!”. Inmediatamente dejaron lo que estaba haciendo y salieron escopetados hacia el inferno. San Pedro impresionado le dijo “¿Sabes? Este es un truco muy bueno” “El sitio es tuyo, hay espacio de sobra para tí”. Entonces el magnate, movió su cabeza y dijo “No, si no te importa, creo que voy a ir detrás de ellos. A fin de cuentas, debe de haber algo de cierto en el rumor.

abril 19, 2012 Posted by | CUENTOS | Deja un comentario

La compra de la República

Nueva York, 22 de marzo.

En este mes he comprado una República. Capricho costoso que no tendrá continuaciones. Era un deseo que tenía desde hace mucho tiempo y del que he querido librarme. Me imaginaba que eso de ser el amo de un país daba más gusto. Sigue leyendo

octubre 27, 2011 Posted by | CUENTOS | Deja un comentario

El padre, el hijo y el burro

(En primer término, el conde Lucanor, sentado; a su lado, Patronio).

LUCANOR: ¡Patronio! Tú que siempre me has aconsejado con sabiduría y prudencia, escúchame con atención y dime luego lo que te parece mejor que haga.

PATRONIO: Hablad, señor Lucanor, que yo os prometo aconsejaros según mi entendimiento y mi conciencia me dicten.

LUCANOR: Es el caso, Patronio, que yo me esfuerzo día y noche en servir a mi pueblo, pero por más que hago, nunca consigo su aprobación. Ya actúe de una manera, ya de la contraria, siempre soy criticado. Esto me trae desde hace unos días inquieto y confundido, pues pienso que no sirvo para gobernar. ¿Qué piensas tú de esto?

PATRONIO: Lo que has dicho, señor, me trae a la memoria lo que sucedió a dos labradores cuando iban en un burro a la feria.

LUCANOR: ¿Cómo fue eso?

PATRONIO: He aquí el cuento. Iban una vez dos labradores, padre e hijo, a la feria con un burro. El padre iba montado en el burro, y el hijo a pie (Salen por un lateral los dos labradores, el más joven a pie y el otro montado en un burrito). Y sucedió que, pasando por un pueblo…

HOMBRE 1: (Saliendo por el foro en compañía de otro hombre) ¡Fíjate qué padre desnaturalizado! Su pobre hijo a pie él tan campante, montado en su jumento. (Se subieron los dos).

EL PADRE: Hijo, será mejor que montes tú y vaya yo a pie (Los hicieron así).

PATRONIO: Pero sucedió que, pasando por otro pueblo…

HOMBRE 2: ¡Qué barbaridad!, ¿Has visto alguna vez tal falta de consideración? ¡El pobre viejo a pie y el joven cabalgando en el burro, tan tranquilo! La verdad es que no sé cómo no le da vergüenza

(Mutis ambos por el foro).

EL HIJO: Padre, ¿qué te parece si montamos los dos?

EL PADRE: Sí hijo; creo que es una buena idea (Y montan ambos en el burro).

PATRONIO: Y de este modo montados los dos en el burro, pasaron por otro pueblo y… (salen nuevamente los hombres del foro).

HOMBRE 3: A eso le llamo yo tener compasión. ¡Un burro tan flaco y esos dos montados en él, con lo gordos que están! ¡Qué cosas se ven en el mundo!

EL PADRE: ¿Qué te parece si fuéramos los dos a pie?

EL HIJO: Sí, creo que es lo más prudente. (Desmontan).

PATRONIO: Pasaron al fin por otro pueblo…

HOMBRE 4: (Saliendo por el foro, como las veces anteriores). ¡Fíjate! Ésos dos a pie y el burro detrás, tan campante! En verdad, no se sabe cuál es el más burro de los tres (cuchichean riendo).

EL PADRE: ¿Tú entiendes esto, hijo mío?

EL HIJO: Yo qué he de entender, ¡padre! Sólo nos falta llevar el burro a costillas, y aun así me parece que no daremos gusto a la gente (Y se van los dos labradores por el lado lateral llevando del cabestrillo al jumento).

PATRONIO: Este cuento, señor conde Lucanor, le enseñará que lo mejor es que haga las cosas según su conciencia, sin hacer caso de la opinión de los demás.

Don Juan Manuel

noviembre 23, 2008 Posted by | CUENTOS | 1 Comentario

Curso básico de Bolsa

Una vez llegó al pueblo un señor muy bien vestido, se instaló en el único hotel que había, y puso un aviso en la única página del periódico local, que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por $10.

Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos.

El hombre compró, como había prometido en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a $10 cada uno sin chistar.

Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, entonces el hombre ofreció $20 por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.
Nuevamente fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a $25, y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.
Llegado a este punto, el hombre ofreció $50 por cada mono, pero, como tenia negocios que atender en la ciudad, dejó a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles:

- Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco venderles a ustedes los monos por $35, y cuando el jefe regrese de la ciudad, se los venden por $50 cada uno.

Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del ‘jefe’.

Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.

Ahora ya tienen ustedes una noción bien clara de como funciona el Mercado de Valores y la Bolsa.

————————————————————————————————————————–

Esta es una de esas tantas historietas que me mandan por e-mail. Muy adecuada reflexión en estos momentos de de nubes económicas y crisis financieras…

octubre 28, 2008 Posted by | CUENTOS, REFLEXIONES | , | Deja un comentario

El comerciante y el indio

“Enzo, un rico comerciante Puerto Ayacucho, visita a las comunidades indígenas del alto Orinoco y se horroriza cuando ve a Orawë, indígena yanomami tumbado tranquilamente en su chinchorro (especie de hamaca) mascando tabaco.

-¿Por qué no sales a pescar? – le pregunta Enzo.

-Porque ya he pescado bastante hoy – le contesta Orawë.

-¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas? –insiste el comerciante.

-¿Y qué iba a hacer con ello? – pregunta a su vez el indio.

-Ganarías más dinero. De ese modo podrías poner un motor fueraborda en tu canoa. Entonces podrías llegar lejos en el río y pescar más peces. Y así ganarías lo suficiente para comprar una red de nylon, con lo que obtendrías más pescado y más dinero. Pronto ganarías para tener dos canoas y hasta dos motores y más rápidos… Entonces serías rico como yo.

-¿Y qué haría entonces? – preguntó de nuevo el indígena.

-Podrías sentarte y disfrutar de la vida – respondió el comerciante.

-¿Y qué crees que estoy haciendo en este momento? – respondió satisfecho el indio Orawë.”

Autor del cuento de Tony de Mello

junio 18, 2008 Posted by | CUENTOS | , , | Deja un comentario

papi, ¿cuanto ganas?

¿ No ves que vengo muy cansado?

“Pero, papi. Dime por favor ¿Cuanto ganas?” Insistio’.

“Doscientos pesos al dia”.

Respondio el hombre irritado con tal de quitarselo de encima.
El niño se asio de su saco y le dijo:

“Papi, ¿Me prestas cien pesos?

El padre monto en colera y tratando con brusquedad al niño, le dijo:

“Asi que para eso querias saber cuanto gano. Vete a dormir y no me estes molestando, muchacho aprovechado”.

Ya habia caido la noche cuando el padre se puso a meditar sobre lo ocurrido. El incidente le hizo sentirse culpable. Tal vez su hijo queria comprar algo… Habia estado muy ocupado en el trabajo ultimamente y no estaba al tanto de los acontecimientos del hogar. Queriendo descargar su conciencia dolida, se asomo a la habitacion del pequeño.

“Hijo ¿Estas dormido?”

El niño abrio los ojos a medias.

“Aqui tienes el dinero que me pediste. ¿Para que lo querias?”

Tallandose los ojos, su hijo metio la manita debajo de su almohada y saco varios billetes arrugados.

Es que queria completar. ¿Me vendes un dia de tu tiempo? .

enero 23, 2008 Posted by | CUENTOS | , | Deja un comentario

puercoespín en la era glacial

Durante la era glacial, muchos animales morían por causa del frío.

Los puercoespín, percibiendo esta situación acordaron vivir en grupos, así se daban abrigo y se protegían mutuamente.

Pero las espinas de cada uno herían a los vecinos más próximos, justamente a aquellos que le brindaban calor. Y…. por eso, se separaban unos de otros.

Nuevamente volvieron a sentir frío y tuvieron que tomar una decisión: o desaparecían de la faz de la tierra o aceptaban las espinas de sus vecinos.

Con sabiduría, decidieron volver y vivir juntos.

Aprendieron así a vivir con las pequeñas heridas que una relación muy cercana les podía ocasionar, porque lo que realmente importaba, era el calor del otro y …Sobrevivieron.

La mejor relación no es aquella que une personas perfectas, es aquella donde cada uno acepta los defectos del otro y consigue perdón por los suyos propios.

Autor desconocido y sin embargo agudo.

enero 4, 2008 Posted by | CUENTOS | , | Deja un comentario

EL BALÓN

Había un niño que le gustaba mucho jugar al fútbol y siempre que lo hacía le daba al balón con potencia en dirección a la portería, al tiempo que gritaba palabrotas. El balón al escucharlas daba un giro rápido tomando otra dirección y se salía por un lado o por arriba, pues no le gustaba la actitud del chico… así una y otra vez.Jugando con el balon

El muchacho un día se enfadó y dándole al balón, una patada muy fuerte, lo maldijo, enviándolo tan lejos que lo “encalo” entre las ramas de un árbol muy alto, mientras seguía profiriendo insultos.

Acertó a pasa por allí una paloma de blanco plumaje y vio al balón llorando, entonces le pregunto.

- Que te ocurre ¿Por qué lloras?

El balón le contó lo mal educado que era su dueño y que no quería bajar de allí nunca.

El ave voló hasta donde estaba el niño, que continuaba soltando groserías, y le recrimino su mala urbanidad, luego le persuadió de que esa forma de actuar no era positiva y que si le prometía que no diría nunca mas esas barbaridades, subiría para convencer al balón, e intentar que bajara.

Balon en el arbol

El joven se arrepintió y le aseguro que rectificaría.

De nuevo la paloma voló a lo alto del árbol y se lo comunicó al balón, quien accedió; la paloma lo fue empujando hasta que cayó en las manos del jovencito.

Desde entonces el balón entraba recto a la portería y el jugador marcaba muchos goles, que lo hicieron muy famoso como futbolista.

Si somos capaces de tener respeto hacia los demás, no blasfemamos ni nos mostramos maleducados, se pueden conseguir muchas cosas en la vida.

Según Pitágoras: Educar a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

Ilustraciones y texto Francisco Ponce Carrasco

diciembre 7, 2007 Posted by | CUENTOS | Deja un comentario

La rueda

 

Narran la historia de una rueda a la que le faltaba un pedazo, pues habían cortado de ella un trozo triangular.
La rueda quería estar completa, sin que le faltara nada, así que se fue a buscar la pieza que había perdido.
Pero como estaba incompleta y solo podía rodar muy despacio, reparó en las bellas flores que había en el camino; charló con los gusanos y disfrutó de los rayos del sol.
Encontró montones de piezas, pero ninguna era la que le faltaba, así que las hizo a un lado y un día halló una pieza que le venía perfectamente.
Entonces se puso muy contenta, pues ya estaba completa, sin que nada le faltara.
Se colocó el fragmento en el cuerpo y empezó a rodar. Volvió a ser una rueda perfecta que podía rodar con mucha rapidez. Tan rápidamente, que no veía las flores ni charlaba con los gusanos.
Cuando se dio cuenta de lo diferente que parecía el mundo cuando rodaba tan aprisa, se detuvo, dejó en la orilla del camino el pedazo que había encontrado y se alejó rodando lentamente.

noviembre 27, 2007 Posted by | CUENTOS | | Deja un comentario

La imaginación es más importante que el conocimiento

 

Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer . En realidad el verdadero autor era una persona muy influyente del reino y por eso se procuro un chivo expiatorio para encubrir su crimen.
El hombre fue llevado a juicio conociendo que tendría escasas o nulas posibilidades de escapar al terrible veredicto….¡¡la horca!!.
El Juez, también complotado, cuidó no obstante de dar todo el aspecto de un juicio justo. Por ello dijo al acusado: “Conociendo tu fama de hombre honesto y devoto del Señor vamos a dejar en manos de El tu destino, vamos a escribir en dos papeles separados las palabras culpable e inocente.
Tu escogerás y será la mano del Dios la que decida tu destino” .
Por supuesto el mal funcionario había preparado dos papeles con la misma palabra CULPABLE y la pobre victima, aun sin conocer los detalles, se daba cuenta que el sistema propuesto era una trampa . No había salida alguna:
culpable o culpable.
El Juez conminó al hombre a tomar uno de los papeles doblados. Este respiró profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados y cuando la sala comenzaba ya a impacientarse abrió los ojos y con una extraña sonrisa tomó uno de los papeles. Escojo este – dijo y llevándolo a su boca lo engulló rápidamente.
Sorprendidos e indignados los presentes le reprocharon airadamente.
- ¡Pero qué hizo! ¿y ahora, cómo vamos a saber el veredicto?.
Es muy sencillo – respondió el hombre – Es cuestión de leer el papel que queda y sabremos lo que decía el que me trague. Con rezongos y bronca mal disimulada debieron liberar al acusado y jamás volvieron a molestarlo.

Por más difícil o imposible que parezca una situación nunca dejemos de buscar la salida ni de luchar hasta el último momento.

noviembre 27, 2007 Posted by | CUENTOS | | Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.